Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2012

El despertar de hoy

Imagen
Raro es que escriba una entrada en que no critico la política, a los menistros, los personajes de televisión... pero los temas de actualidad están demasiado trillados. Así que voy a poner una muy ligera anécdota que me ha pasado esta mañana, bastante hilarante.
Llevaba yo unos momentos dando vueltas... y cuando sentía que era la hora de levantarme, miré el reloj. Vi XX:30 (vamos, una hora cualquiera y media), y en la oscuridad de la noche, hice lo mismo que todas las mañanas laborables: ir a desayunar (ligero), y volver a mi habitación a vestirme.
Y en la que me estoy vistiendo, veo la hora, ya claramente: las 3:47. Incrédulo totalmente, pensé que el reloj se había atrasado (bastante improbable, pero a esas horas, no soy persona). Dudando, me acerco al despertador... y en efecto, eran las cuatro menos diez de la mañana. Miro el teléfono y se confirma.
Me quedo medio atontao, y me doy cuenta de que el cerebro me la había jugado. Algo raro, porque pese al madrugón, yo ya estaba activo …

¿Por qué estoy en contra del bilingüismo... impuesto?

Imagen
Pues sí, me hallo en contra del bilingüismo impuesto. ¿Por qué? Porque es entrometerse en los estudios del personal más de lo necesario.

Me refiero. Ya se que el inglés es necesario para la vida actual, que sin él difícilmente se va a ningún lado, y todo ese rollo que no tengo ni pizca de ganas de desarrollar aquí. Pero no podemos imponerlo. No. No tiene sentido obligar a los niños a que estudien lo que no quieren. Por mucho que les vaya a servir. No veo al Ministerio de (escasa) Educación diciendo a los alumnos las carreras que deben tomar.

Al igual que con el tema del doblaje, no se puede imponer que la gente lo vea en VO si hay opción de verlo traducido con chistes locales.

Y no es que no me preocupen las nuevas generaciones. Me preocupan mucho (y más cuando pienso que son ellos los que tendrán que pagar mi pensión cuando sea viejo, me entra un miedo...). En fin, que me pierdo.

A lo que voy. ¿En serio pretendemos enseñar dos lenguas a la vez a las nuevas generaciones desde niños?